Desde mi experiencia vital, las dinámicas en grupo han multiplicado la energía del trabajo realizado. Es por esto que reunirse varias personas aumenta la productividad, y la motivación pues la emoción es contagiosa, que es lo que nos mueve.

Desde la práctica de Reiki por equipos con un mismo objetivo, pasando por las constelaciones familiares y organizacionales que facilito sentados en círculo, para crear el espacio interior, hasta llegar las configuraciones sistémicas del Coaching de equipos, podemos observar la mejor conexión y mejores resultados de las soluciones encontradas y puestas en práctica en conjunto.
 

Como dice Alain Cardon, coach internacional desde hace más de veinte años,  la práctica del Coaching de equipo permite crear una dinámica colectiva, facilitar los cambios en las empresas e incluso transformar la cultura directiva en su conjunto, el Coaching de Equipos es más que la suma de los procesos individuales.

La coach de equipos E. Yema sostiene:

«El éxito de una empresa es el reflejo de la actitud, grado de motivación y compromiso de las personas que la forman.»

También E. Yema nos comparte que para ella el Coaching de equipos tiene el objetivo de “crear equipos de alto rendimiento, con visión compartida y sostenibles en el tiempo”.

Y para esto creamos una nueva técnica de relacionarnos con nuestros compañeros de trabajo o de aficiones con los que tenemos un objetivo en común.